K-RretOnG0 XD

Creo que mis hermosos pies no han tocado el suelo de una fiesta desde octavo básico. Año en el cual decidí jubilarme definitivamente de las pistas de baile y el perreo intenso tras entregarle variadas oportunidades que resultaron en un completo fracaso. Retuve suficientes recuerdos mórbidos y traumáticos de discotheques púber, fiestas de colegio y fiestas de quince como para el resto de mi vida. Eso sí, mi punto culmine definitivamente fue mi “prom” de octavo, que significó el horror eterno que me marcó a la joven edad de catorce. Para esta ocasión decidí lucir un ermozo vestido apretaoh strapless de la sección “Clubbing” de la página de Forever 21 con un salpicado de todos colores y unos pliegues agresivos a lo Quiero mis quince versión Miami. Esto obviamente acompañado de mis fieles frenillos, mi cutis resurgente, mi pelo quemado de tanta plansha y los zapatos de oficina de mi hermana. Una desgracia infinita. Obviamente mis alternativas de parejo eran más que nulas entonces me fui por una blind date que me trajo un ramo de rosas con glitter y a quien hábilmente utilicé solo para la foto de la entrada (hasta el día de hoy lloro sangre cuando veo esa foto mía parada incómodamente con las piernas excesivamente separadas sosteniendo las rosas) y que abandoné por el resto de la noche. Nicagando le dirigí más de dos palabras. Terminé yéndome una hora antes con cara de pico raja teta todo junto. (Mis más humildes perdones para el parejo.)

Porque los “carretes” no son para mí.

Ni si quiera puedo decir la palabra “carrete” naturalmente sin estar plenamente consciente de que está saliendo de mi boca.

Y puta, obvio que desde el 2010 he vuelto a ir a matrimonios y otras mierdas pero mi rechazo hacia ellos sigue siendo el mismo que sentí en octavo mientras tomaba Fanta con mi vestidito de Jersey Shore y el cotillón de Nueva York en la cabeza. Los sigo evitando a toda costa. Sobre todo los matrimonios.

El tema es ¿ustedes cachan cómo es la vida en Santiago si no te gusta bailar ni escuchar reggeaton ni tomar ni “pelarte”?

Una mierda po.

Demás voy a quedar como la amargada culiá que no sabe pasarlo bien y que le tira mierda a la gente porque le gusta salir. Pero pico. La weá es que yo feliz que ustedes vayan a sus discos chanas y que se gasten su plata en alcohol en vez de Starbucks y bailen bashata sudando mientras ladean la cadera al ritmo de Romeo Santos. Bacán que lo pasen bien así, qué suerte. Pero el meollo (wua) del asunto no está en eso. El tema que me preocupa y me molesta es que Santiago está organizado de tal manera que solo lo vay a pasar bien si: (1) Te encanta k.rretiar, (2) Estay pololeando, o (3) Erí un recién nacido. Si cumples con estas tres condiciones, aun mejor.

Pero analizando minuciosa y extensivamente estos requisitos me di cuenta de que estoy cagada. Estoy cagada porque odio carretiar, me llevo mal con hombres heterosexuales, y hace casi 18 años que no vivo en la wata arrugada de mi madre. Estoy cagada porque en Chile existe una culiadísima cultura de carrete que no te permite hacer nada más que eso ni aunque quisieses. Y pico con eso. Estoy chata.

Pico con todo.

No puedo ser la única que se da cuenta lo ridículo que es que la base de entretención de la gente esté en tomar piscola  (shia con unas medallas en la polera después perritoh xD) y en encerrarse a escuchar música como la pichula hedionda en discotheques que quedan a la rechucha de la periferia. Les juro que no puedo ser la única culiada que piensa así.

Es que en serio no entiendo.

Como que para mí es demasiado obvio que prefiera estar tapadita en mi cama viendo 9GAG un viernes en vez de ir a un pre pre, después a un pre, después a un post pre, después a una fiesta y finalmente rematar en un after hasta las 9am. Pero al parecer no es obvio para nadie más.

Mis papás están convencidos de que soy un ente asexuado incapaz de interacciones humanas comunicativas y sueñan con que salga un viernes aunque sea para ir a jalar cocaína a las orillas del Mapocho. Perdónenme pero cómo no va a ser absurdo que porque no te guste bailar reggeaton con un weón (sí, aunque sea el más amado y perfecto del mundo) quedai al tiro fichada de antisocial latera de mierda. Es todo demasiado ridículo para internalizarlo.

Y esa es la culiadísima realidad que me hace odiar todo.

Está bien que salgan y tomen y ponceen (equis de) y lo pasen hermoso. Filo. Que yo no lo entienda no significa que no sea válido. Pero weón. No puede ser que hacer eso sea el único puto panorama en este país. La hueá ya es excesivamente latera.

Por favor analicemos las vacaciones del dieciocho. Las había logrado evadir exitosamente estos últimos seis años y conchatumadre que este año me volví a acordar por qué las odio tanto. Esa hueá es un abismo de sufrimiento por cualquier lado que se mire. Es miserable. O sea, ustedes son miserables y yo los miro. Los panoramas del dieciocho, primero que todo, son las mierdas más PAJERAS que he visto en mi existencia. Son TAN fomes que hay que tomar todo el puto día para no darte cuenta de lo mal que lo estay pasando y así poder repetirlo al día siguiente. Porque les puedo jurar por Dios y por Miley que NINGÚN SER VIVIENTE DE LA HUMANIDAD lo ha pasado bien en una fonda en estado de sobriedad. Es estadísticamente imposible. Para poder disfrutar una fonda tení que estar en tal estado que no tení ni raja idea qué cresta está pasando alrededor tuyo y en que podai bloquear de tu cabeza a todas las chanas watonas en polera de perro y a los bellakos en buzo de parka apretado del equipo de fútbol. Básicamente necesitai una dosis constante de alcohol vía intravenosa o enchufarte 90 tampax remojados en una mezcla de absenta, ravotril, LSD, éxtasis, vodka y heroína para lograr por lo menos que tu cerebro pase por alto todas las atrocidades que uno se encuentra en una fonda promedio. El dieciocho en su totalidad es increíblemente pobre y depresivo: arriendan casas precarias, toman terremotos en baldes masivos, bailan cueca (espero que en estado de ebriedad si es voluntariamente), usan hashtags vomitivos, comen anticuchos de perro portador de sida, y toman tanto que no se acuerdan de nada de esto para poder volver a hacer lo mismo al año siguiente diciendo que fue “el mejor 18 de todos” cada vez que lo hacen. Es penoso, weona.

Lo peor de todo es que el dieciocho es simplemente un fin de semana común pero amplificado por 100. O sea, normalmente yo encuentro que los carretes son eternos y cada vez los alargan con más weás. Imagínense lo que es el 18 pa mí. Un puto infierno. Ninguna weá donde haya que estar inconsciente para pasarlo bien puede ser buena. Pero la gente no entiende eso po. Y yo no entiendo a la gente.

Claramente la gente tampoco me entiende a mí porque me ha llegado incontables veces el speech de que tengo una “tranca” con la gente y que soy antisocial y no sé qué weá. MENTIRA WEON. Cuando quiero, puedo ser súper sociable y buena onda y todo el show pero puta, hay ciertos eventos que no me gustan y a los que ni con todo el esfuerzo del mundo me van a arrastrar. Mi mejor amiga lo sabe bien. Mi punto es que el problema no soy yo. Yo no soy una culiá inadaptada social que no puede formar lazos con gente. Ustedes son el puto problema. O Chile, no sé. País zorriado donde el panorama es juntarse a tomar en un pre para así llegar al carrete bien tarde y ya ebria y mejor si te armai una mamaderah de pasada porque no podí parar de tomar ni por 0.5 segundos porque imagínate po galla. Ojalá después ir a un after y llegar tipo 9am a tu casa. Ahí te dormí como si estuvierai en estado vegetal y como quedaste TAN destruido, te queday echado todo el día hasta que sea una hora decente como para repetirlo. ¿Cómo no va a ser patético?

AY DE TI si no te gustan las fiestas en este país. Te van a buscar cualquier salida para excusar tus preferencias menos la correcta. AY DE TI si se te ocurre no ir a tu fiesta de graduación porque no querí pagar 200 lucas para pasarlo mal. NOOOO. Eso es porque no tení a nadie a quién invitar y te da vergüenza conseguirte y, weona, todos sabemos que no sabí relacionarte con hombres. Nicagando es porque no te gustan las fiestas. Tal fue el espanto que mis papás hasta me dijeron “anti sistemática” como si fuera la weona mas hardcore y rebelde de la vida. Porque imposible que no te gusten las fiestas po. Erí anarquista, anti sistemática, libertaria, revolucionaria, nazi, CUALQUIER WEA antes que anti fiestas. Estoy hasta el pico.

Me siento con la facultad de atribuirle toda la culpa a nuestro ermozo país por esta situación. Porque, puta, no hay ningún panorama decentemente entretenido en este lugar aparte de carretiar. Olvídense de hacer cosas al aire libre y conversar de la inevitabilidad de la muerte y la incertidumbre de la eternidad. Wua. No, pero en serio. Olvídense de hacer cualquier cosa el fin de semana que no sea pagar para mover tu cuerpo al son de un ritmo popular en un lugar hacinado lleno de calorst humano y chanas usando C Moran. Miseria nivel Dios. Por algo me gusta tanto viajar po.

AY Y……………………………..

El otro día que falté a clases (qué sorpresa) me desperté con esta inspiradora conversación de mis nanas ordenando la pieza de al lado

  • ¿Sabías tú que el desorden es una enfermedad? Lo escuché el otro día en la tele
  • ¿Ah sí?
  • Sí, y se soluciona con un lavado de sesos
  • Yo le haría lavado de sesos a todos en esta casa entonces
  • Sí, yo también

**Nota: Hola mis amores. Los tenía terriblemente abandonados por pajera. En vez de escribir y entretenerlos me he dedicado a faltar a clases, dormir siesta y ver 900 temporadas de Parks and Recreation. Hermoso. Además después me bajó el estado de éxtasis por Miley (que sigue corriendo por mis venas) y porque me queda solo una semana de clases. Todo demasiado soñado. ¿Fueron a Miley? Después del concierto decidí dejar todas mis creencias y ahora le rezo devotamente a ella. Es Dios esa weona. Ah, y otra cosa: hice una página para vender ropa mega unicornia. Se llama https://www.facebook.com/poleradeperro por si les interesa. Eso, bebés. Los amo.

weird15

Anuncios

  1. Weón. Es que weooooooooooooooooooon!!

    Es el post más hermoso y perfecto que existe en la historia de la humanidad. Me hizo sentir cosas mágicas, en serio.

    Eres una DIOSA. Nada más que decir.
    Amén, hermana.
    Nunca cambies, nunca wn.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s