¿Con quién van?

Quiero expresar mi opinión sobre un asunto que de solo pensarlo me da zika, ébola y diarrea terminal. Me imagino que lamentablemente muchas ya han tenido aproximaciones sobre lo que quiero hablar (y si no, espero que se mantenga así): la intervención diabólica de los papás en materias de pololeo/secso/intimidá. En otras palabras, literalmente lo peor que te puede pasar en la vida.

Me acuerdo que la primera vez que me dieron “the talk” fue cuando era muy chica y estaba veraneando con mi familia en la playa. Una noche mi mamá me dijo que fuera a su pieza y yo corrí pensando que quería ver el reality conmigo. Obviamente me sentí más traicionada que la recresta cuando se puso a divagar de vaginas y picos y ovarios explicándome de donde venían las guaguas. Me acuerdo que incluso hizo unos diagramas dignos de profesora de octavo de ciencias naturales que dice “vulva” y tiene tufo a zorra. Estuve congelada durante los siete meses que duró esta conversación (probablemente fueron como veinte minutos pero se sintió como una eternidad culiá). Usaba puras palabras de pedófilo como “pirulín”, “pechugas”, “huevito” y “poto de adelante” y para rematar me dijo “algún día te va a salir un chorrazo de sangre por el sapo”. Ya, no lo dijo así, pero filo. Me quería morir. Quedé emocionalmente traumatizada por el resto de mi vida rezándole a Yisus que nunca más fuera víctima de una conversación vagamente parecida a esa.

Y gracias a Pedrito Engel y Beyoncé por mucho tiempo más no lo fui.

Hasta que me puse a pololear.

Porque cuando uno se pone a pololear salen todas esas weás a flote de nuevo. Por alguna razón desconocida e incomprensible para mí, para los papás pololear = culiar. Cualquier término relacionado con amor, amistad o compañía quedan resegados 100% a segundo plano y esa mierda me enerva el corazón. Ahora que pololeo, por ejemplo, no puedo ir a echarme a ver tele en mi cama porque mi pololo está en la casa y no pueden haber humanos con pico en mi pieza (ni en el segundo piso). Entonces si quiero echarme, simplemente le tengo que decir que se vaya. Desde que pololeo, cada vez que quiero salir de Santiago por el fin de semana tengo que asegurarme de que vaya alguien más para que “vigile” (como si fuera de la NASA) que no durmamos juntos porque, aparentemente, es de satán cerrar los ojos al lado de un humano con falo en la noche. Imagínate todas las cosas terribles que podrían pasar. También desde que pololeo, cuando veraneo con mi familia, naturalmente nos ponen en piezas separadas, lo que, en caso de haber sido una amiga nunca hubiese pasado. ¿Por qué? Porque mis amigas no tienen pico. Así de simple y así de ridículo. Porque nunca se le ocurre a nadie que tal vez me gusta dormir con alguien para conversar hasta tarde y reírnos un rato como sería con una amiga. En el cerebro inexplicable de los papás, dormir juntos es tirar como animales y amarrarse y gritarse “toma perra sucia” o no sé qué weá, cuando en realidad todo lo que pasa es una maratón de memes, comentarios sobre comida y decidir qué ver en Netflix sin ver nada. Y puede que para muchas todo esto ya se haya convertido en lo estándar: dormir separados, mantener la puerta abierta, viajar acompañados, no estar hasta tarde en la casa del otro, y tal vez cuántas reglas imbéciles más. Me da pena que se olvide que, ante todo, las relaciones son una amistad.

Espero que no sigamos asumiendo como normal lo que no es. A veces uno quiere tiempo a solas y no más que eso. Créanme que el hecho de cerrar la puerta o estar acostados en la misma cama no te va a convertir en una perra sádica adicta al semen y la dominación. Toda esa weá física al final es decisión de cada una y cada uno en las relaciones. Las parejas (o amigos o andantes o lo que sea) que tiran desde el día uno, van a seguir haciéndolo (independiente de si viajan solos o no) y los que no, no van a caer en la tentación por una weá tan básica como dormir juntos. Ojalá se deje de reducir el amor a una weá tan física y superificial porque, afortunadamente, es mucho más que eso. La virginidad nunca ha sido ni debería considerarse como un valor y nunca nadie debería tener el poder de controlar tu relación de una forma tan potente y poco fundamentada. Si en algo debiesen intervenir los papás, es en potenciarnos a que tomemos las decisiones correctas y en entregar la sensación de confianza para que el día en que nos pase algo, nos atrevamos a contarlo sin miedo de que nos juzguen. Lo otro es pura mierda.

parejas-ancianas-divirtiendose-8

Anuncios

  1. Poleradedog, muy lindo lo que has escrito. Salte de esa mierda de ingenería comercial (que no existe más que en $hile) y estudia creative writing en USA, loco. Eres talentosa, pendex. Con tus historias te harás millonaria como deseas y te casarás con el primo de Beyoncé. Si sacas libro, lo compramos con mi sister, que tb es tu fan.

  2. Me gusto caleta como plasmaste todo! en verdad como jevi sincera y más sentimental que en los otros post jaja; sin tanto odio. Me siento demasiado identificada. Entera seca polera ❤

    pd. cacha que ya salí de la u pero algunas veces que me toca ir, por otras cosas, miro la puerta de comercial para ver si, por esas casualidades de la vida, te veo, como cuando uno ve a la gente famosa en el mall jaja. Fin

  3. Como entrada del blog, muy buena….pero como manifiesto para que los papis no cachen que hace rato que le prestaste el “popo de adelante” al pololo….malo…se nota mucho q el pilin ya hizo lo suyo…

  4. Pero wna, ya estay grande, manda un ratito a la chucha a tus viejos que ooooooooooooooooooooooooooooooonda. Tú les deberías dar “the talk” a ellos, o les importa “que digan los vecinos”… Son opus dei???

  5. Yo creo que los papás nunca dejan de desear que todos los orificios de sus hijas estén intactos hasta el matrimonio y en el mejor de los casos hasta la muerte jajajajjaja…… Pero al final si la parejilla en cuestión quiere puro tirar, va a ser en la casa o en cualquier lado jajaja lo único que logran es que terminen en un motel asqueroso revolcándose en los fluidos del brayatan o el yeison eeeewwww

  6. Jajajajajaja weona, qué onda? Utah, ya sé que vienes de un círculo qlo súper conservador, pero tenis 18 años, creo… o tal vez más (?) es como freak que aún no asuman que el tema serrrsual, loquetúquierashacerconél y toda la weá es decisión exclusiva de uds., para las demás cosas que les preocupan está la comunicación y así se aclara el panorama pos mija. A todo esto, me cago de la risa con tu blog, estai tan llena de odio, como sho jeje. Besitos bb


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s